Saturday September 7 2019
Monica Aristizabal | Analista del comportamiento humano | monica.aristizabal@tsgroup.com.co

Hace uno días me preguntaron si me consideraba una persona empática,  y lo primero que hago es afirmar, sin pensarlo dos veces  porque me considero una mujer simpática y asumía que era lo mismo.

En efecto, mi respuesta fue completamente equivocada y fuera de contexto porque me di cuenta que yo no tenía idea del significado de la palabra “empatía”.  Me di cuenta que  ser simpática no es lo mismo a ser empática, pero para ser empática debo ser simpática. 

¿Ustedes saben la diferencia?

Al darme cuenta de la importancia de la empatía, la quiero ubicar en el mundo como si esta fuera una forma de radar social.  Las personas con gran capacidad de empatía tienen un poder  tan especial, que son capaces de sincronizar el lenguaje  no verbal llegando a una  lectura objetiva del comportamiento de la persona, es decir, una persona empática tiene el poder lindo de interpretar los gestos corporales, sudoración, agitaciones corporales, cambios en el tono de voz, y estado anímico de otra persona.

La empatía es esa conexión que podría tener una persona con otra, es decir, es la capacidad de ponerse en el lugar del otro y lograr experimentar las emociones del otro, sin juzgar, sin pretensiones, sin necesidad de estar de acuerdo con esa realidad del otro , simplemente es un actor que entiende el comportamiento, escucha, entiende y colabora para equilibrar las emociones del otro.

Los estudios realizados desde la Psicología concluyen que las personas más empáticas son las que más éxito tienen en sus relaciones sociales.

Por medio de las personas empáticas se logra mayor colaboración en las relaciones sociales, y se logra un equilibrio en el estado emocional de la vida.

A partir de las personas empáticas se pueden lograr procesos de adaptación social entre cualquier grupo de personas.

Esta habilidad social no la tenemos todas las personas, sin embargo, sería interesante tener cerca a personas empáticas, las cuales las tienen unas características  especiales:  

  • Saben escuchar.
  • Comprenden a los otros desde el punto de vista de los demás. Se olvidan de su ego y sus creencias.  
  • Están despiertos todo el tiempo, en el sentido en que están alertas a las señales emocionales, teniendo a la escucha activa.
  • Tienen un desarrollo ampliado del concepto del “otro”.
  • Entienden más que nadie el concepto de diversidad y la considera como una gran oportunidad para superar los prejuicios o los estereotipos.
  • Tiene una conciencia política: Ser capaz, advertir e interpretar con facilidad las relaciones emocionales del grupo de manera interna o externa (desde dentro o fuera del grupo). Las personas que disponen de una rica red de relaciones suelen reconocer y comprender perfectamente lo que ocurre a su alrededor.

¿Sabías de esta diferencia? ¿Te consideras empático, simpático o las dos cosas?


También te puede interesar